Bebé Reborn VS. Bebé de Apariencia Real

Los “bebés reborn” son los muñecos hiperrealistas; tienen el mismo peso que un bebé real, ojos muy similares y la textura de su material se siente casi igual a la de la piel humana al tacto.

Su origen fue en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Las personas de bajos recursos vivían en refugios y había una gran escasez. Las madres comenzaron entonces a reformar las muñecas de sus hijas para que se vieran como nuevas. Esta modalidad en la que se obtenían muñecos más realistas, se extendió a Estados Unidos donde luego se comenzaron a fabricar.

La forma más básica del proceso consiste en tomar una muñeca de vinilo, añadir varias capas de pintura y ciertas características físicas para conseguir una muñeca realista.

Su finalidad no es tanto la de usar la muñeca para el juego, sino para coleccionarla.

Los bebes de apariencia real, en cambio, son muñecos que están orientados al público infantil; su finalidad es que los niños puedan usarlos para jugar, tienen accesorios como bolsos cambiadores, moisés, ropa, pañales y chupetes de juguete (adaptados a la medida de cada muñeco). Son los más recomendables para los chicos, ya que tienen un peso mucho menor a los bebés reborn, lo que los vuelve mucho más fáciles de manipular y cargar.