A guardar, a guardar… cada cosa en su lugar!

Desde toda la vida ha sido muy habitual, y entendible, la preocupación de los padres para que los chicos sean cuidadosos y ordenados con sus juguetes; y como consecuencia, que también sean cuidadosos y ordenados con todas sus cosas y objetos personales, especialmente los útiles escolares.
Es momento de decir que tal preocupación es doblemente saludable: primero porque estimula el cuidado y el orden. Pero hay un segundo efecto positivo, muchas veces desconocido e impensado: mientras desarrollan sus tareas de cuidado y orden de los juguetes, los niños desarrollan capacidades necesarias e indispensable para su crecimiento, tales como la autonomía, la seguridad y confianza en sí mismos, la responsabilidad, la independencia.
Más importante todavía, más gravitante y significativo en épocas donde todo se ha vuelto inmediato, repentino y fugaz, es que desarrollan y fortalecen algunas virtudes que están en franco nivel de retroceso, tanto en chicos como en grandes: la voluntad, la atención, la concentración y la memoria.

Jugar a cuidar, a guardar, a ordenar.
Con paciencia, perseverancia y conservando el buen humor, hay que estimular a los niños de diversos y diferentes modos. La creatividad de los padres no debe tener límites.
Se los puede convencer de hacer inventarios de objetos y juguetes. Se pueden generar rutinas fáciles y simples, para ir guardando, limpiando, arreglando, cuidando los juguetes, ropas, pertenencias.
Organizar espacios, repisas, cajas, estantes, ganchos para colgar. Organizar por actividades y lugares de concurrencias: “acá todo lo de la escuela; acá las cosas que llevás al club; acá lo que te gusta llevar cuando te quedás a dormir con los abuelos”.
Recurrir a cuentos. Recurrir a canciones infantiles.

Guiones y rutinas.
Cumplen la doble función, como decíamos antes, de ejercitar en los niños la capacidad de ser ordenados y cuidadosos, y al mismo tiempo de ejercitarles la concentración y la memoria.
Los accesorios de Casita de Muñecas ofrecen la posibilidad de armar relatos que comiencen, por ejemplo, con el bolso cambiador y los pañalitos para preparar al bebé para un supuesto paseo. Luego, el cambiador, la ropita y los abrigos. El chupete. La mochila ergonómica y si el paseo es largo, el moisés de viaje. Ya de regreso, un poco de gimnasio, sabanitas, y a dormir.
Si la niña  logra memorizar este simple guión sobre un paseo con su muñeca, luego hay que ayudarla a que guarde cada uno de los accesorios en el orden memorizado. Facilísimo y entretenido.

Cuentos y canciones.

Podemos entrar a este link:
https://cuentosparadormir.com/content/especiales/cuentos-infantiles-clasificados
Como vemos, existen cuentos para resaltar infinidad de valores.
Vamos a “Orden” siguiendo el alfabeto. Llegaremos entonces a:
https://cuentosparadormir.com/valores/cuentos-de-orden

Allí encontraremos los cuentos sobre el tema que nos está ocupando, “Orden”.

Con la misma simple y conocida metodología:
https://www.guiainfantil.com/articulos/ocio/canciones-infantiles